No soy una persona sometida, aun que a veces la sensación de claustrofobia a la que me encadenan los demás me da ganas de mandar al mundo a la mierda. Por norma general la gente es muy pesada, o eso creía yo, la realidad puede que sea que los demás son los normales y yo soy la antinatural que pasa de todo y de todos. Es que disfruto tanto estando sola por placer, no tanto cuando no hay otra manera. Eso de sentarme a leer, que llegue la noche y no tener que quedar para tomar cañas por cojones. En fin seré una antisocial pero no es que el mundo no me guste es que me encanta mi propia compañía.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Translate »