soltera a los 30

2017 El año del amor: Meetic

Hola amiguis!! Cómo habéis pasado los primeros días navideños? A mí me parece increíble haber sobrevivido a la primera semana, como siga comiendo y bebiendo el año que viene no necesitaré abono de transporte, podré ir rodando a cualquier sitio. Hablando del 2017… Hace poco he leído que el 80% de la gente ha apuntado en sus propósitos encontrar el amor verdadero. En cualquier caso la primera palabra que se me vendría a la cabeza es: “Ilusos”, pero desde que he visto la última campaña de Meetic un run run sobrevuela mi cabeza ¿Y si este fuera mi año? ¿Y si finalmente ese hombre ideal llegará a mí cual facturas al autonomo? (con la misma alegría me refiero). Pues bien, conseguir al hombre “perfecto” es imposible, punto. Esto es una realidad ¿Sabéis por qué? Porque el atractivo, tanto en las personas en general como en la pareja, son esas pequeñas imperfecciones que hacen que cuadremos en un puzzle sumamente complejo que es la compañía en la aventura de la vida.
Servidora, por si acaso, se ha sumado a esta campaña de “Cada roto tiene su descosido” o lo que es lo mismo “Love Your Imperfections” y quién sabe si mi pieza estará por ahí buscándome y esperando que nos alegremos los días mutuamente.

 

 

Saludos amigos invisibles!!

 

.

Encontrada treintañera muerta con pijama del Primark

El otro día un suceso catastrófico hizo que pensara (sí, tías pensar muy fuerte). A parte de dejar pasar los días de treintañera, sin crisis, entre amores wassaperos a los que dejas que te regalen el oído, algo más si se tercia, pocas veces te dedicas a meditar sobre tus carencias. Es mejor apreciar lo que tienes que llorar por lo que no. El caso es que sufrí un accidente que, visto desde fuera, bien hubiera valido el Óscar a la mejor actriz cómica pero que desde mi persona fue lo que puedo definir como la hostia padre. Me caí por las escaleras de mi casa, ordenador y móvil en mano. El único recuerdo que tengo del hecho fue ver volar ambos y después rodar escaleras abajo, seguidos de mi codo, espalda y culo. Todo muy glamuroso hasta que me deslice al fin escuchando como se destrozaba cada hueso de mi cuerpo serrano. Cuando afortunadamente el sufrimiento parecía haber terminado y llegué al final de los escalones el llanto se apodero de mí (acompañado de un dolor de cojones). Pero no eran las numerosas lesiones que descubriría las horas siguientes lo que me desoló y alimentó mi llanto hasta el ridíciculo. De repente me dí cuenta de que si me hubiera matado nadie encontraría mi cadaver hasta pasados días. Joder días! Y la crónica de mi muerte solo podría decir: “Mujer de 32 años fue hallada muerta al final de la escalera con un pijama de ositos del Primark, el rimmel hasta los codos y sola.”. No es que necesariamente me importe el hecho de no tener a nadie a mi alrededor es que hay tanta gente que solo son gente. A veces están, a veces te dan alegrías y en el mejor de los casos un buen polvo de las 7 de la mañana y a casa. Pero y si te caes por las escaleras cuál de esos polvos te recoge? Ninguuuuuno.
Eh no me prejuzguéis tan gratuitamente, tengo a mis padres que están a golpe de móvil y que lo primero que podrían preguntarme es “Estás bien?”, “Sí mamá, todo perfecto, no estoy más rota de lo habitual”, “Y el móvil?? El ordenador se ha roto??” ja ja ja. Tal cual, la vida es esta, tecnología y follar y de ahí a sobrevivir a todos los escalones que nos rodean. A ver si hay suerte y lo conseguís, yo sigo trabajando en ello.

 

LUCERAL

Somos afortunados. Cruzial.

Beberte la vida, saborear la fortuna del ser afortunado, desgastar las horas, arrancarle al tiempo su parte más dulce manchándonos los dedos hasta no sentir las yemas,… Y es que no hemos sido elegidos por los días, jefes exigentes de la realidad, como las personas que llenarán el mundo de creatividad? He oído hablar de ninis, de chonis, indies, hipsters, outsiders, gente guapa, modernos (el orden es aleatorio), normales (qué por ahí deben existir) y esa necesidad de encasillamiento para establecer nuestra zona de confort rodeados de la sensación del gustirrinin. En mí caso, puestos a posicionarse, formo parte de LOS AFORTUNADOS.

Preguntadme como me levanto por las mañanas sabiendo que mis padres están bien, mis amigos son felices, mi perro duerme contento a mí lado y que puede que ese sea el mejor día de mí vida, quién sabe… Siempre me invade una sensación, durante los primeros segundos en los que entre las pestañas se cuela un retal de luz, en la que el cerebro está en modo zen, fundido en blanco, en el que todo se piensa claro, aún no he sido corrompida por las necesidades diarias y si me esfuerzo podría hasta escuchar el mar. Y es ahí en esa particula mínima de tiempo en la que me recuerdo “Eres afortunada, todo está bien”.


Luego el día pasa y con la suerte que me acompaña suelo terminarlo con alguien que quiero, sentada en algún sitio bonito (o no qué más da), con una birra en la mano y brindo, siempre brindo, por mí, por vosotros, por que la fortuna siga siendo una amiga y esto es lo Cruzial para mí. Gracias vida.

 

LUCERAL

 

 

.

La nostalgia sabe a chocolate, Nestlé.

Hay días y días… Y hoy es de esos días… Me explico. No os pasa que muy de vez en cuando abrís los ojos por la mañana y os invade un no querer salir de la cama, un deseo de gritarle a tu madre que hoy no quieres ir al cole, que llame a tu jefe y le diga que estas moribunda (si tienes la regla es completamente factible) y un miedo aterrador al darte cuenta de que tienes 31 años, hace 10 que vives sola y es probable que a tu jefe le imponga cero la mala leche de tu madre porque el le gana por goleada. Pues algo así me ha sucedido hoy, si es que una no puede ser perfecta y despertarse cual princesa disney sonriente y maravillosa todos los días es pedir demasiado.

150_aniversario_concurso_nestle_luceral

El caso es, y de aquí esta reflexión, que la sensación de infantilidad con la que me levanto es el detonante de un día bañado por la nostalgia. Los recuerdos de mi niñez me invaden, los olores vuelven a mi mente y consigo trasladarme donde quiera solo con cerrar los ojos. Puedo revivir ese día en el que mi abuelo fue a buscarme al colegio y me trajo la merienda, siempre que podía lo hacia mi madre pero sus capacidades no pasaban de una manzana, sin embargo mi abuelito siempre sieeeeempre me traía un currusco de pan con media tableta de chocolate con leche de Nestlé. Madre mía que alegría! Fardaba delante de todos mis compañeros (que tenían el mismo bocata en realidad) diciendo que el mío estaba más rico porque lo había hecho mi abuelo. Él ya no está pero siempre que tomo pan con chocolate no puedo evitar recordarle, recordarme…

concurso_nestle_luceral

En estos días especiales siempre desayuno lo mismo, soy muy de hacer rituales por nada y buscar excusas para cambiar la aburrida rutina que me atormenta, Nesquik. Pero no lo hago como todo el mundo, tengo un método que no sé si hará que su sabor cambie pero hace poco descubrí que era el mismo que también utilizaba mi recordado abuelo. Caliento un “culin” de leche, le echo dos cucharadas de nesquik, lo muevo bien y después lo relleno con leche súper fría y me lo bebo a la velocidad de la luz de un par de tragos.
No sé si estás reflexiones irán a algún sitio pero en una persona tan metódica como servidora os aseguro que la profundidad de cada pensamiento taladra mi cerebro hasta la saciedad y como era de esperar inevitablemente me he sentido obligada a compartirlo con vosotros.

nestle_concurso_aniversario_luceral

Y como una es muy habladora decidí contárselo al equipo de Nestlé ya que cumple nada más y nada menos que 150 años y para felicitarles les regalé mis pequeñas historias. Ellos por su parte han querido corresponderme con este precioso Kit Vintage que os muestro en las fotos y me han animado a que si vosotros queréis ganar uno exactamente igual compartáis con un comentario en el post  vuestro recuerdo de niñez. Venga! Qué como dijeron Los Secretos: “Volver a ser un niño… Volver a ser, un niño…”

Translate »