Luz de Flexo

luceral_paula_tabuyo

Esa habitación ha sido siempre mi lugar favorito. Apenas rozaba los 3 metros cuadrados y rebosaba objetos decorativos por todas partes. A otro quizá le pareciese agobiante, pero hasta hoy, yo no he visto nada que se le asemeje a ese cuartito, ese rincón de paz.

Sólo constaba de una cama de 90, una cómoda rota y vieja y un pequeño escritorio con silla destartalada. El armario era empotrado y al abrirlo, la puerta daba sombra a su interior por lo que era difícil distinguir su contenido. Las paredes estaban llenas de fotografías recortadas de revistas y rodeaban un espejo cuadrado en el que había colocado postales debajo del marco. Eran de los lugares que había visitado.

luceral_bloggermoda_paula_tabuyo

En la pared de enfrente, donde se situaba la cama, había un cuadro de Charles Chaplin. A su lado, una lámina de una Volkswagen rosa sobre fondo encarnado decoraba la pared y una fila de elefantes indios de colores colgaba desde el techo. Al final, una campanita que sonaba a veces al abrir la puerta. Sobre la cama, una colcha morada con diferentes estampados  y en la típica estantería de tres niveles y patitas ensortijadas, había una fila de libros, que sujetaba con velas de colores y formas divertidas, a falta de otro soporte. En el nivel superior, una botella de cerveza vacía se apoyaba en una caja roja de pañuelos de papel; al lado, la constitución y otros libros de leyes completaban el estante. En el último nivel, nada. Sólo polvo.

Frente a la cama, un gran ventanal que discordaba con el tamaño de la habitación dejaba ver un angosto patio a través de sus amarillentas cortinas.

Un flexo blanco iluminaba el escritorio y en una taza con el dibujo de un gato negro, ella había colocado sus bolígrafos, proporcionándole un nuevo propósito a un objeto tan cotidiano. En la silla siempre había algo de ropa colgada en el respaldo; casi siempre chaquetas.

Por último, sobre la cómoda, revistas de moda se amontonaban bajo un joyero marroquí y tarros de cremas y colonias. Una caja redonda de lata fucsia, un buda plateado y una foto, ella.

luceral_paula_tabuyo

La verdad es que esa habitación es mi lugar favorito simplemente porque era suya, y en ella se reflejaba su personalidad. En cada objeto, en cada recorte, en ese aroma perenne a velas aromáticas.

Ella era fuerte, alegre, inteligente y vivaz.  Puede que un poco inocente, y siempre serena. Ella se sentía a salvo en su habitación.

A veces creo que no fue más que un sueño y que no volveré a encontrarla en mi subconsciente. Quizá tenga razón en eso, pues por mucho que la busco en el espejo, ya no está, o nunca estuvo. Los 20 años pueden ser muy engañosos.

Paula Tabuyo

6 Comentarios

  1. Paula, como siempre, no defrauda……me encantan sus relatos!!!!

    Reply
  2. My spouse and I stumbled over here different website and thought I might check things out. I like what I see so now i am following you. Look forward to exploring your web page for a second time.

    Reply
  3. “Hello friends, how is the whole thing, and what you want to say about this article, in my view its genuinely amazing in favor of me.”

    Reply
  4. “Merely a smiling visitor here to share the love (:, btw outstanding pattern .”

    Reply
  5. I just want to tell you that I’m beginner to blogs and honestly loved you’re web blog. Probably I’m likely to bookmark your site . You really have tremendous posts. Thanks for revealing your blog.

    Reply
  6. I simply want to say I’m very new to blogs and absolutely loved your web page. Probably I’m likely to bookmark your blog post . You definitely have terrific well written articles. With thanks for revealing your blog.

    Reply

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Translate »